domingo, 23 de junio de 2013

ALLÍ SIGUE

Manuel sigue en la terraza, es su faro iluminado, el que arremolina los vientos de cada día. Cuando cae la tarde verde y azul para convertirse en color azafrán, parece que nadie se acuerde que algunos cristales se rompieron a mediodía Estuvo la mesa puesta, llena de alimentos del mar. Comimos a ratos. Ha faltado un buen vino, pero no han sobrado las palabras, esas que no se lleva el viento. Mientras los barcos navegan mares adentro, la siesta ha rondado con serenidad, las autovías se quedaran desiertas. Los movimientos van en otras direcciones, la brisa juega con ellos. Con ellos llega la noche oscura, entonces debutará la tristeza y reinará la melancolía. Las bicicletas soplaran con los vientos de otra parte por orillas de soledades miradas. Y las plantas volverán a dormir a la tierra cuando el asfalto traslade los vientos del norte al sur. Ahora que miro hacia la terraza, Manuel sigue allí.

****************************************************************************

Nombre: carmen martinez marin
Alias: cabopá
Sitio web¡ay, maricarmen!
País: España

26 comentarios:

  1. Una prosa de claro sentido poético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo, nos vamos siguendo los pasos...
      Besicos

      Eliminar
  2. Un soplo lleno de lirismo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Esperanza.
      Me salen así las letras.
      Besicos

      Eliminar
  3. Muy inspirado, Maricarmen,

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar, los frutos del mar y la mesa bien puesta, siempre.

      Besicos América.

      Eliminar
  4. Muy lírico tu relato, vas dibujando la tarde donde el viento es protagonista. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Junto al mar nunca falta el viento, ya sea del norte o del sur.

      Gracias Moli por llegar hasta aquí

      Besicos

      Eliminar
  5. Sensualidad eólica en cada vuelta o movimiento de este viento que se transforma en protagonista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un vendaval y el aire llegaba con fuerza.

      Besicos

      Eliminar
  6. Poesía hecha palabra. Palabra hecha imagen.
    Lo estoy viendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patricia, gracias, gracias.
      Eres muy amable, viniendo hasta aquí.

      Besicos (Todavía te recuerdo del año pasado, fue cuando te conocí)

      Eliminar
  7. Un relato bonito que describe la soledad. Todo ha cambiado, menos Manuel, que "sigue allí"

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Beto, los sentimiento no se los lleva el viento por muy fuerte que arrecie.

      Besicos

      Eliminar
  8. Bonito viento que va y viene con las emociones. Y ese Manuel que sigue allí.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana los vientos vienen y van cómo las palabras juegan con las letras, de todas las maneras, el caso es no dejar de soplar.

      Besicos

      Eliminar
  9. ¡Bellísimo! Me quedaría allí, en la terraza como Manuel,espectador privilegiado. Emocional y sensorial relato. Me encantó, Cabopá.
    Abrazo grande.
    San Montelpare

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando quieras Sara, yo también tengo una terraza, así que si vienes por aquí oiremos el viento juntas.

      Besicos

      Eliminar
  10. Hay una permanencia en todo esto, un soplo, y algo que siento a soledad compartida, en los silencios y en los sonidos que vienen del mar.

    Lindo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joseluis,

      La soledad está en la mesa,el viento la trae y la lleva, serán los silencios de Manuel...

      Besicos

      Eliminar
  11. Me gusta el mecer de tus oraciones, el ritmo del oleaje sintáctico, el vaivén de las palabras que vuelven de donde vinieron: de dentro.

    Besotes enmanuelados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias profesor!
      Tú, sí que sabes encontrar las palabras justas, ya sean de dentro o de fuera.

      Besicos, Manuel

      Eliminar
  12. es bueno que en medio de los vaivenes haya una constante. Hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, soplar siempre produce vaiven, al menos a mí

      Gracias por tus palabras, Miguelángel.

      Eliminar
  13. Ahora sí, Carmencica, que te he leído. Qué melancolía. Se nota que la sangre se te mueve ahora a olas que te llegan al pecho. Se nota. Debe ser porque has debido hacer sitio ahí justo para que quepa uno más. Y cuando uno hace sitio lo mueve todo.
    Un abrazo enorme y uno chiquito.

    ResponderEliminar
  14. Ay, Miguelángel que cosicas más bonicas dices.

    Muchos besicos, amigo.

    ResponderEliminar